Scioli: "Podemos duplicar el volumen de este negocio a 5000 millones"

Por Sebastián Premici 27 de Abril de 2004
Hoy se lanzó el Polo IT Buenos Aires, una Asociación que reúne a empresas de la industria IT, universidades y sectores del gobierno. Estuvieron presentes en el acto, el Vice Presidente de la Nación, Daniel Scioli; el Vice Ministro de Relaciones Exteriores de la Nación, Martín Redrado; el Jefe de Gobierno Porteño, Aníbal Ibarra y el Presidente del Polo IT, Rubén Vetere. Los objetivos de este Polo son fomentar el trabajo conjunto entre el sector privado y el Estado, el trabajo solidario entre las empresas y generar inversión. Los guiños políticos hacia el sector IT son cada vez más explícitos. "Podemos duplicar el volumen de este negocio de 2800 millones a 5000 millones de pesos", manifestó Scioli. ¿Será este sector de la economía donde el nuevo peronismo construya su burguesía nacional?

El Polo IT de Buenos Aires comenzó a trabajar el 10 de diciembre de 2003. Los objetivos de esta asociación sin fines de lucro son promover, facilitar y estimular el crecimiento y la capacidad de las empresas de tecnología informática de la región, fomentar la asociatividad como forma de trabajo entre las empresas. A su vez, generar una región atractiva para la inversión de empresas extranjeras de base tecnológica y promover alianzas estratégicas entre el Polo, las Universidades, los Centros de Investigación y desarrollo y los organismos Públicos y Privados relacionados con el sector, entre otros. La presencia del Daniel Scioli, Martín Redrado y Aníbal Ibarra confirman el apoyo explícito del gobierno nacional y municipal a esta industria.

Sinergia entre empresas privadas y el sector público, exportación de capital intelectual y abrirse al mundo son los conceptos principales que transmitieron los dirigentes políticos y confluyen en el pensamiento del Presidente del Polo IT, Rubén Vetere: "Todas las industrias crecen con el apoyo inicial del Estado. En el país, hemos vivido una desinteligencia entre el sector privado y el sector público que es hora de revertir mediante el trabajo conjunto". Está en juego un nuevo sector industrial compuesto por la tan mentada burguesía nacional con una fuerte participación del Estado.

El pasado 6 de enero, el presidente Néstor Kirchner junto al ministro de Economía, Roberto Lavagna, promulgó la ley que declara industria al software (Ver El software ya es una industria). A su vez, ya está en la Cámara Alta el proyecto de Ley para sancionar la promoción del software. Sumado a todo esto, están los viajes que realizó Carlos Pallotti, Presidente de la Cámara de Software y Servicios Informáticos (CESSI) a China, conjuntamente con Rafael Bielsa, Canciller de la Nación y Daniel Scioli.

La industria del software es de interés nacional y ya comienzan a esbozarse índices de crecimiento para los próximos años. En el evento realizado por la CESSI el pasado 23 de abril, se estimó que "el negocio de software y servicios informáticos en Argentina representa 2800 millones de pesos, un 0.7% del PBI" (Ver La IT argentina representaría el 1% del PBI en el 2006). Sin ir más lejos, Scioli auguró en la presentación de hoy que "obtener el 2 por ciento del software mundial es un objetivo alcanzable". ¿Pequeña confusión de pronósticos? La CESSI estima alcanzar un 1 por ciento del PBI Nacional para el 2006, entonces es muy poco probable que el país logre el 2 por ciento del mercado a nivel mundial. Sin embargo, aparece un claro interés (confusiones de por medio) de establecer políticas económicas sobre la industria IT.

La industria y la Educación

Para el presidente del Polo IT de Buenos Aires, "las universidades son las formadoras del capital cultural del país. Un Polo Tecnológico no podría formarse sin el trabajo de las altas casas de estudios". En consonancia con este discurso, Aníbal Ibarra manifestó que es factible "reivindicar una ciudad educadora, con una mano de obra muy calificada, una ciudad que investiga; que le falta mucho pero que se ubica en una posición estratégica".

La idea que sustenta esta integración de la educación con el desarrollo industrial y la sinergia entre el trabajo privado y estatal apunta a posicionar al país dentro de la categoría de País con desarrollo atrasado (y abandonar su categoría de país no desarrollado) y plantea un nuevo paradigma, resumido por Redrado: "La integración productiva con el mundo. Una salida que implique la especialización productiva y complementarnos con aquellos países o sectores que presentan una demanda neta de la oferta exportable del país".

Por un proceso industrial completo

"El lanzamiento del Polo IT de Buenos Aires marca que el perfil productivo de nuestro país es pluritemático: la Argentina habla de Agro, de Industria, Servicio, Compras Gubernamentales", indicó el Vice Ministro de Relaciones Exteriores de la Nación. Un verdadero proceso industrial debe involucrar a todos los sectores del país y sus beneficios deben extenderse a todos sus ciudadanos.

Si lo que se busca es una verdadera industria IT, el Estado debería extender la informatización a todo el país, con la reducción de la brecha digital como primera instancia. Los que hoy no tienen acceso a una computadora, o acceso a la información necesaria para vivir en "una sociedad de la información" porque primero no tuvieron acceso a un proceso de alfabetización tradicional (lecto escritural), quedarán excluidos de los beneficios de esta industria.

El Polo IT de Buenos Aires es un emprendimiento más que permite pensar sobre las cuestiones primordiales que atañan al desarrollo del país. La asociatividad –como reza uno de los objetivos del Polo- que supone la cooperación entre empresas para llevar adelante trabajos conjuntos es vital para implementar un proyecto integrador y la educación es el punto de aquiles de cualquier desarrollo sustentable.

La integración inteligente de las empresas privadas y públicas, la debida regulación estatal de la actividad económica (para evitar abusos), la inclusión y reducción de las desigualdades sociales también deben formar parte de la agenda gubernamental para que la multiplicación de los ingresos de esta industria logren redistribuirse hacia toda la sociedad.


Más información: www.itbuenosaires.com.ar.

Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores