5G y Wi-Fi 6, tecnologías complementarias que algunos insisten en enfrentar

4 de Diciembre de 2020
"5G necesita a Wi-Fi para asegurarse que llegue a todas partes"

En estos momentos de pandemia y necesidad de conectar a las personas y empresas, 5G aparece como una opción interesante para acercar la conectividad de banda ancha al mayor número de la población. No en vano, la nueva generación de telefonía móvil es tan potente que incluso puede competir en el segmento de banda ancha fija al hogar o a las empresas. Es más, muchos operadores de telecomunicaciones de todo el mundo están evaluando el lanzamiento de un servicio inalámbrico fijo (FWA, por sus siglas en inglés) como servicio para ayudar en la recuperación de la inversión de espectro y redes 5G.

Sin embargo, la charla sobre 5G a veces esconde que otra tecnología, Wi-Fi, también está evolucionando con mejoras muy potentes que la hacen una tecnología crítica en esta era de la conectividad. La nueva versión de esta tecnología, Wi-Fi 6, tiene capacidades tecnológicas cada vez más parecidas a las ofrecidas por la 5G, lo que hace que, cada vez más, su parentesco las acerque para cooperar. Dicho esto, aún existen voces en el mercado que las enfrentan a pesar del amplio consenso de que son tecnologías complemetarias.



Así quedó claro en el virtual 5G & TD Latam Summit 2020 organizado por TeleSemana.com donde Mónica Paolini, fundadora y presidenta de Senza Fili Consulting, ofreció su visión sobre la evolución de Wi-Fi y cómo la tecnología se complementará con la 5G.

Aunque Wi-Fi tiene ciertas limitaciones es una tecnología muy exitosa a nivel del usuario final: es fácil de instalar y de utilizar, por ello la llegada de la 5G no podrá cambiar su posición en el mercado. Si acaso, la 5G deberá aprovecharse de la omnipresencia de Wi-Fi en las redes residenciales, en zonas públicas y en el trabajo. Esto sin mencionar que Wi-Fi cuenta con un ecosistema “enorme” en lo que se refiere a fabricantes de todo tipo de dispositivos.

Paolini lo deja claro: "5G necesita a Wi-Fi para asegurarse que llegua a todas partes". Finalmente, ambas tecnologías tienen ciertas deficiencias de cobertura, ninguna de las dos está en todos lados, o sí lo está no es la mejor alternativa. Esto se debe a que Wi-Fi se utiliza en espectro sin licencia y la 5G en espectro con licencia, de ahí que este simple hecho las haga complementarias y no competidoras.

"5G no reemplazará a Wi-Fi 6 y Wi-Fi 6 no reemplazará a 5G", complementa el CEO de Wireless Broadband Alliance (WBA), Tiago Rodrigues. Según Rodrigues, hay buenas y malas noticias cuando se habla de Wi-Fi 6 y 5G. WBA como asociación considera que una no va a sustituir a la otra, pues existen muchos dispositivos que solo trabajan en una de ellas. Para algunas situaciones la primera es mejor, para otras claramente 5G será mejor: nadie pondría Wi-Fi en una autopista y si se quiere hacer una cobertura en interiores de un edificio, Wi-Fi tiene una mejor capacidad.

Además, ambas tecnologías evolucionan juntas. El mercado de telefonía móvil está pasando de la 4G a la 5G, donde emergen mejoras en varios aspectos importantes para mejorar la experiencia de los usuarios y las empresas. Y curiosamente Wi-Fi 6 obtiene también mejoras que la hermanan aún más con la 5G como son: mejor soporte de voz, mayor velocidad de conexión, menor latencia y consumo de energía, y un uso más eficiente del espectro. Eso lleva a una mejor densificación, más escalable, y a un mejor soporte para IoT y para IIoT. Wi-Fi 6 gestiona el tráfico de manera similar a la tecnología de los datos móviles, y específicamente a la 5G. Así que algunas funcionalidades que son típicas de los datos móviles ahora van a estar disponibles en Wi-Fi, concluye Paolini.

Sin embargo, existe un pequeño campo de batalla por la banda de los 6GHz. Es un debate que no es menor pues el uso del espectro es la base para la operativa de ambas tecnologías. Y las dos se pelean por contar con espacio en 6GHz. En algunas regiones del mundo como Estados Unidos o Asia Pacífico están optando por dejar toda la banda de 6GHz y sus 1200 MHz sin licencia para el uso de Wi-Fi, mientras que en Europa están optando por dividirla en dos y darle una porción a cada tecnología. ¿Y en América Latina? Si la correlación entre la decisión y los activos existentes es correcta, entonces en Latinoamérica la mayoría de países podría optar por dividir la banda como en Europa.

Para la presidente de Dynamic Spectrum Alliance (DSA), Martha Suárez, el espectro sin licencia es clave para el futuro del sector y ya que permitirá que 5G y Wi-Fi se complementen de la forma más eficiente. complementarse con 5G.

Surárez considera que es muy complejo para gobiernos o reguladores poder liberar bandas completas para el uso exclusivo de IMT (5G), por lo que el acceso dinámico es una alternativa para lograr implementar sistemas de nueva generación y habilitar muchos casos de uso que requieren espectro. Hay que tener en cuenta que cada vez hay más usuarios que piden conectividad móvil, que se requiere más capacidad en las redes y que también hay más dispositivos que se conectan.

La 5G llega al mercado a la vez que Wi-Fi 6 y los líderes del sector concuerdan que ambas tecnologías son de vital importancia para conectar a todos los ciudadanos del planeta. La convivencia entre ambas está asegurada así como su cooperación, pues como ha quedado claro ninguna de las dos puede resolver todas las situaciones de conectividad de la forma más eficiente; juntas se acercan más a lograrlo.


Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores