La oferta laboral en el sector aumenta pero los profesionales escasean

10 de Septiembre de 2021
Escribe María Laura Palacios, CEO de G&L Group

Haciendo un recorrido por la coyuntura que atraviesa el sector IT, es clara la carencia de recursos. Se necesita más gente trabajando en el rubro, no sólo con formación académica de grado o posgrado sino también mayor cantidad de personas capacitadas trabajando en esto. En un mercado laboral que expulsa mano de obra, siempre es una buena noticia que exista un sector en crecimiento y que se necesite cada vez más gente que se acerque a la tecnología. Hay universidades muy buenas y los perfiles tecnológicos de Argentina son también muy buenos; pero son pocos. Es importante incorporar recursos de forma rápida a la tecnología para que puedan hacer los primeros trabajos que luego sean completados con profesionales de mayor calificación.

¿Por qué los chicos no eligen estas carreras? ¿Los padres y maestros saben de qué se tratan estas carreras y cuál podría ser el futuro de esos chicos si las eligen? ¿Fomentamos ese acercamiento? Hoy la principal preocupación como compañías del sector es la escasez de profesionales para cubrir sus demandas actuales de puestos de trabajo y la falta de interés por estudiar carreras afines. Hay una idea de que las carreras relacionadas a la tecnología son difíciles, que se tiene que tener dominio de matemática o números en general, lo que no es tan real. En su gran mayoría los jóvenes son grandes usuarios de la tecnología, pero no son creadores de tecnología.

Si tenemos en cuenta solamente a las empresas con base tecnológica, se estima que quedarán 9000 puestos por cubrir para este año, número que se acrecentará si no conseguimos que los chicos empiecen a estudiar disciplinas relacionadas al sector. Las empresas de tecnología cada vez necesitan más colaboradores, pero el número de personas capacitadas no es el suficiente para satisfacer esa necesidad; una situación que hace que como empresas no compitamos por clientes, sino que competimos por recursos. El problema es serio y estructural ya que las consecuencias derivadas de este déficit se convierten en un obstáculo para desarrollar proyectos e innovaciones tecnológicas que mejoren la competitividad de las empresas.

El sector tiene una demanda insatisfecha muy grande y frente a esta escasez, las compañías tecnológicas nos vemos obligadas a diseñar todo tipo de estrategias para atraer, formar y capacitar recursos: desde programas de becas y formación, diversidad de puestos y condiciones de contratación, políticas de inclusión, capacitaciones, beneficios, entre otros. Todos los años se dejan sin cubrir un mínimo de 5000 posiciones por no encontrar a las personas idóneas.

En nuestro caso en el año 2020 logramos cubrir sólo el 40% de las posiciones vacantes. Y en el año 2021 este porcentaje no mejora, por eso abrimos espacios de formación para 150 personas con el objetivo de poder mejorar las cifras para el 2022. Esta falta de recursos hace que hoy nuestro foco sea formar y capacitar gente. Nos encontramos con un mercado que está con pleno empleo y con mucha oferta tanto del país como del exterior, lo que se suma a la poca cantidad de egresados.

Hay un factor importantísimo que no podemos dejar de ver, es que además de la formación y las competencias profesionales necesitamos un gran apoyo externo para así lograr que en 10 años la industria tenga la demanda cubierta. El potencial humano que tiene la Argentina y que puede ofrecer al mundo es enorme y muchas veces los limitantes vienen por aspectos que no podemos mejorar individualmente si no que requieren de un gran compromiso de todos como país.


Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores