La pasión por la tecnología no tiene género

30 de Octubre de 2020
Escribe María Cecilia Beccaria, Proyect Manager y Scrum Master de Tecso, la cooperativa de software más importante de Latinoamérica

No es novedad que la participación de mujeres en el ámbito del desarrollo de tecnología es escasa. Las estadísticas muestran que el bajo porcentaje de mujeres en este escenario no es más que la continuación de lo que ya sucede en el estadio previo, en la adquisición misma de habilidades digitales que devienen imprescindibles para ingresar en este mercado laboral.

Mientras el mundo se digitaliza a ritmo vertiginoso y con carácter irreversible, lo digital envuelve ya casi todos los ámbitos de la vida de las personas, las instituciones, las empresas y los gobiernos. De esta manera, cada vez más, el sector requiere de mayor personal capacitado para dar respuesta al crecimiento constante del ecosistema tecnológico. Aun así, la demanda crece y continúa insatisfecha. Las ofertas laborales están a la orden del día, pero según parece, esta oportunidad de trabajo para las mujeres sigue sin ser aprovechada.

En Argentina, apenas 26% de quienes trabajan en empresas ligadas a la informática son mujeres, y sólo 32% de esas empresas tienen al menos una mujer en su directorio. Como es de esperarse, son pocos los casos en los que logran ocupar cargos de liderazgo. Lamentablemente, como también pasa en otros rubros, la brecha de género también está dada por estereotipos y preconceptos, lo que también afecta de manera directa en la existencia de una marcada brecha salarial.

En primera persona

Tecso, la cooperativa de software más importante de Latinoamérica con más de 17 años de experiencia acompañando a empresas y gobiernos en sus procesos de transformación digital, y con bases operativas en Buenos Aires, Rosario, Concepción del Uruguay y Medellín (Colombia), es un buen ejemplo de una organización en exponencial crecimiento que ofrece una mirada integradora.

Hoy Tecso está conformada por 130 asociados y asociadas, y por su carácter constitutivo como cooperativa, genera igualdad de posibilidades para todos sus integrantes, y eso es algo que fomentamos, pese a que no estamos exentos de lo que sucede a nivel mundial.

En mis casi 15 años en Tecso, pocas son las mujeres que tuvieron o tienen cargos directivos o de alta decisión, lo que es un reflejo de lo que sucede a niveles gubernamentales, políticos o a nivel privado en nuestro país.

Tenemos que tener en cuenta que el talento humano especializado en TI es de por sí escaso, y que la proporción de mujeres es muy baja. Este hecho entendemos que está íntimamente relacionado a estereotipos culturales que arrastramos desde nuestra niñez. La falta de incentivos desde pequeñas, y la precategorización que nos hacen y nos hacemos desde muy chicas, devenga en etapas de adolescencia o adultez, en poco interés y participación en el ámbito de la tecnología en general.

Sumado al ya de por sí escaso porcentaje de participación de mujeres en el rubro, se suman por supuesto aquellas trabas culturales también presentes en otras esferas laborales. Todavía existe la tendencia de no contratar mujeres porque “son complicadas” o aparecen casos de desvinculaciones dudosas en casos de embarazos, por eso tenemos mucho por hacer aún. Lo que aún no se hizo tendencia, y trabajamos fuertemente en ello, es que incluir en los proyectos y empresas, la diversidad de género, de pensamiento, de cultura, lo cual estamos convencidos que nos hace mejores, nos hace diseñar mejores soluciones, nos hace pensar de diferentes maneras y ampliar nuestros horizontes.

Si bien los porcentajes reflejan la tendencia mundial, en Tecso lo vivimos diferente. No nos enfocamos en el género de las personas, sí en sus capacidades y valores, en su aporte de igual a igual para la construcción colectiva de la empresa. En nuestra cooperativa buscamos que todos los asociados y asociadas posean las mismas posibilidades, y que a su vez puedan destacarse y crecer por el valor de su trabajo.

¿Qué quieren las mujeres?

No considero que las mujeres tengan una preferencia por algún tipo de proyecto o de rol, pero sí, en muchos casos, existe una tendencia a ocupar roles como análisis de sistemas, diseño UX o liderazgo de proyecto. Por eso, no es muy común encontrarte con mujeres que tomen un rol de “arquitecta técnica” y son pocas las que se vuelcan al área de desarrollo.

En relación a las búsquedas de nuevos puestos a cubrir, es muy raro encontrar perfiles de mujeres para el área de desarrollo, pero el panorama cambia cuando las búsquedas se dirigen a Analista Funcional.

De todas maneras, no creo que haya un proyecto o rol que interese más a las mujeres. Los intereses en las nuevas tecnologías no distinguen entre hombres y mujeres. Por mi experiencia, no me animaría a decir que hay una clara inclinación de las mujeres por elegir algún tipo de tarea. Es una cuestión de gustos personales y que muchas veces va cambiando con el tiempo, esto les pasa a todos, sin importar el género.

No es raro que las mujeres nos enfrentemos a cuestionamientos como, “¿No es un trabajo de hombres?, ¿Te gusta estar todo el día en la PC generando códigos?, ¿No te molesta ser la única mujer en el grupo?, ¿Vas a poder?”. Evidentemente estos prejuicios son parte de la razón por la cual históricamente sean pocas las mujeres que “se animan” a este rubro.

En un sector donde abundan las oportunidades laborales, en Tecso trabajamos permanentemente en promocionar capacitaciones y carreras que permitan contar con más profesionales sin distinción de género. Superar barreras, disfrutar la vocación y contagiar las posibilidades es parte de una tarea que las mujeres del sector tenemos en nuestra agenda, marcada con resaltador.


Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores