2021 y el mundo post-pandemia: ¿Qué tan preparados están los departamentos de TI?

18 de Enero de 2021
Escribe María Celeste Garros, Directora Regional de Ventas de Citrix para la región sur de Latinoamérica

Que el 2020 ha sido un año repleto de desafíos para el mundo de los negocios es algo de lo que ya se ha conversado largo y tendido. Pero de este año atípico podemos rescatar los aprendizajes, la resiliencia, y la importancia de una planificación a largo plazo.

Durante el año, los departamentos de TI cumplieron un rol protagónico dentro de sus organizaciones, convirtiéndose en una pieza indispensable para mantener la continuidad de los negocios y para velar por la seguridad y buena experiencia de trabajo del staff. De hecho, según el estudio Digital Shock que realizamos este año a los responsables de TI en Argentina, el 74% coincide en que las organizaciones ahora son conscientes de qué tan crítico es el papel de TI para las operaciones del negocio.

Muchas de las decisiones que se tomaron en los primeros tiempos fueron buenas para ‘salir del apuro’ y asegurar la continuidad del negocio, pero dejaron expuestos puntos de vulnerabilidad por parte del usuario. Por ejemplo, la utilización de VPN para ampliar el alcance de la red corporativa es una táctica rápida para llevar la oficina a la casa de los empleados, pero también agranda la superficie de riesgo, ya que no los protege en caso de sufrir un ataque de malware, que luego puede ingresar directamente a la red corporativa.

De la misma manera entra en juego la velocidad de red de cada colaborador, debido a que, si la conexión es mala, la comunicación también lo es. Las VPNs transfieren datos y añaden tráfico al ancho de banda de la red. En cambio, el tráfico de datos es mucho más liviano cuando se piensa en otras soluciones más a largo plazo como la virtualización, que a su vez suma una capa de seguridad adicional, dificultando el ataque por parte de ciberdelincuentes.

Habiendo sobrevivido a este escenario de ‘emergencia virtual’ y comenzando a transitar el 2021, es hora de pensar en lo que se viene, y crear una estrategia proactiva de TI que pueda capitalizar los logros obtenidos, y reflexionar si hoy en día están en condiciones de superar otra situación extrema como la que vivimos durante este año.

Pero en este contexto entra en juego otro factor determinante, el económico. Las economías a nivel mundial han sido fuertemente afectadas, y esto se ve reflejado en el mundo corporativo, lo cual se traslada a los diferentes departamentos con ajustes de presupuestos para este año.

Entonces, son dos los puntos clave en los cuales deben enfocarse las compañías de aquí en adelante:

    Es importante planificar a largo plazo. Tomar los aprendizajes de la experiencia del 2020, y pensar en estrategias integrales y flexibles que garanticen la seguridad, la continuidad de negocio y la experiencia de trabajo no solo en tiempos calmos, si no sobre todo ante escenarios inesperados.
  1. Es necesario establecer prioridades. El factor económico guía la toma de decisiones que afectan a la compañía en su totalidad, el reto para los departamentos de TI está en poder invertir en soluciones integrales, que les permitan extender su perímetro de seguridad, optimizar las conexiones, y aportar una buena experiencia para el staff.

No es momento de descansar en los logros alcanzados en 2020, es momento de liderar el cambio, y prepararse para una realidad cada vez más digital y, por consecuencia, con más puntos de vulnerabilidad expuestos. Citando nuevamente resultados del estudio Digital Shock, más de dos tercios de los responsables de TI calificaron como un desafío la experiencia de trasladar rápidamente a la mayoría de la fuerza laboral del trabajo a los hogares, ¿qué sucedería si alguna catástrofe similar vuelve a ocurrir?

Es importante que las compañías encuentren un momento para reflexionar y analizar cuáles son las prioridades para su negocio en términos de TI, y qué tan preparados están para afrontar los incalculables retos del mundo moderno.


Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores